Algunas Ideas para aumentar el Desempeño y el Exito en Crisis e Incertidumbre- Lograr buen desempeño, éxito y buenos resultados, inclusive en épocas Turbulentas, Incertidumbre y de Alto Riesgo
En la historia y en la actualidad se evidencian grandes ejecutores y personajes de acción y éxito (entendiéndose como éxito el buen desempeño y el resultado de los que han dejado una huella positiva, trabajos, obras y conocimientos para la posteridad).
En la historia y en la actualidad se evidencian grandes ejecutores y personajes de acción y éxito (entendiéndose como éxito el buen desempeño y el resultado de los que han dejado una huella positiva, trabajos, obras y conocimientos para la posteridad).

Personajes como los grandes Santos de la Iglesia Católica y de otras Religiones; personalidades de la invención, las Artes, los Deportes, el Emprendimiento como Leonardo Da Vinci, Wolfgang Amadeus Mozart, Walt Disney, Michael Jordan, Steve Jobs (Apple), Jeff Bezos (Amazon), Mark Zuckerberg (Facebook), entre muchos más ­ han tenido varias cosas en común, todos ellos de alguna u otra forma han trabajado arduamente, han logrado ser disciplinados, eficaces y eficientes cada quien en su área particular, han sido meticulosos por el detalle y la perfección en sus obras y trabajos, lograron aprovechar su propios errores para el aprendizaje y salir adelante, se autogestionaron, manejaron, conocieron y lograron al máximo la gerencia de sí mismos.

Han sido Personajes de Ejecución, Acción y Resultados impresionantes, han aprovechado el tiempo y el espacio para lograr Obras que han quedado para siempre.

Esto es en gran medida, lo que han hecho de estos personajes, personas de rendimientos elevados y realmente fenomenales.

Aunque muchas de estas personalidades son consideradas excepciones, personas neuroatípicas, tipologías diferentes tanto en sus talentos como en sus resultados, y muchos de sus éxitos deben ser considerados fuera de los límites de la existencia humana corriente, muchos de nosotros, seres humanos corrientes, podríamos alcanzar también nuestros propios éxitos y un buen desempeño si imitáramos y modeláramos en poco o en mucho la forma y manera en que se comportaron, trabajaron y desempeñaron estos personajes.

La mayoría de nosotros, incluso aquellos de nosotros con pocos atributos y talentos como los personajes anteriormente mencionados, tendríamos que aprender a dirigirnos, autogestionarnos, controlarnos, así como a desarrollarnos a nosotros mismos.

Lo Primero que hay que hacer es ubicarnos en dónde podamos realizar contribuciones más grandes, nobles y útiles a nuestras Organizaciones y a la Sociedad. Tendremos que buscar el lugar correcto donde podamos trabajar con mayor entusiasmo, donde logremos sentirnos a gusto, dónde nuestro trabajo sea también una diversión y saber qué hacer para mejorar cada vez más.

Anteriormente, una persona nacía en un puesto de trabajo: el hijo del campesino sería también un campesino; la hija del artesano, la esposa de un artesano, etcétera. Pero hoy en día las personas pueden decidir mucho más allá. Tenemos que saber cuáles son las fuentes de nuestras fortalezas, para saber donde podemos ser buenos y el área a la cual realmente pertenecemos.

La única manera de descubrir las fuentes de nuestras fortalezas es a través del auto-análisis y de la retroalimentación. Cuando usted toma una decisión importante o realiza una acción, deberá escribir lo que espera que ocurrirá. Meses después, debe comparar los resultados verdaderos con sus expectativas. El análisis de retroalimentación puede mostrarle, como ejemplo y para su entendimiento, las brechas o diferencias entre lo que está comparando con lo que ha de llenar o mejorar a futuro.

El análisis de realimentación no es nuevo. Ha sido utilizado por Grandes Personalidades de la Iglesia Católica como San Agustín, Santo Tomás de Aquino, San Ignacio de Loyola, la Madre Teresa de Calcuta, el mismo Papa Juan Pablo II; así como por otras personalidades de Otras Religiones como Gandhi y por Personalidades de la Invención, Deportes, las Ciencias y las Artes como Da Vinci, Mozart, Walt Disney, Steve Jobs, Michael Jordan, Jeff Bezos, entre muchos más; cada uno de ellos incorporó al autoanálisis y la retroalimentación en sus propias prácticas y cada uno lo adaptó a su propia manera y área de trabajo. A decir verdad, el enfoque constante sobre el rendimiento y los resultados de este hábito nos explica el por qué de los resultados y desempeño de todas estas personas en la historia.

Practicado constantemente, este simple método puede mostrarnos dentro un corto período de tiempo, tal vez dos o tres años, dónde están nuestras fortalezas y dónde no. El método le muestra a usted lo que está haciendo o está dejando de hacer, o está fallando en hacer, y le muestra lo que le está privando de mayores beneficios si usted se dedicara o se concentrara más en sus fortalezas. Le muestra a usted dónde no es particularmente competente.

Algunas sugerencias para la acción resultan del análisis de retroalimentación. Sobre todo, dónde debe concentrar sus fortalezas para producir los mejores resultados.

Segundo, el método nos indica dónde debemos trabajar en mejorar nuestras fortalezas. También le mostrará las brechas de sus conocimientos - y aquellas brechas que puede llenar. Los matemáticos nacen, pero todos podemos aprender muy bien cálculo y perspectiva matemática.

En tercer lugar, nos ayuda a descubrir donde está nuestra arrogancia intelectual que causa lo que se llama una ignorancia inhabilitante, de forma tal de poder superarla.

Especialmente las personas que tienen una pericia fenomenal en un área – pueden llegar a ser arrogantes e ignorantes creyendo que tienen todos los conocimientos en otras áreas diferentes a las suyas, creyendo que el ser brillantes en un área le confiere la aplicabilidad de estos atributos en otras áreas diferentes a la suya, aunque esto es posible en muchas personas talentosas, en muchos casos no se da.

Algunos ingenieros de primera línea, por ejemplo tienen la tendencia de sentirse orgullosos por no saber nada de los asuntos humanos o acerca de la gente. Ellos creen que los asuntos humanos son cosas o asuntos de poca importancia Por otro lado, profesionales de algunas áreas humanas, en contraste, se siente orgullosos de no saber nada sobre métodos cuantitativos y de medidas.

Sentirse orgulloso de esta ignorancia, puede ser contraproducentes en este siglo, en el mundo que vivimos y en todo lo que vamos a ver en muy poco tiempo.

Trabajemos en adquirir las destrezas y los conocimientos que nos faltan, lo que nos hemos dado cuenta que falta y pueden llenar las brechas, y todo lo que coadyuve y mejore nuestras fortalezas.

Es necesariamente esencial que remediemos los malos hábitos, nos demos cuenta de las cosas que hacemos mal o dejamos de hacer, y lo que nos impide mejorar nuestra eficacia y rendimiento.

Tales hábitos aparecerán rápidamente en el análisis de nuestra retroalimentación.

Por ejemplo, un planificador podría descubrir que sus hermosos planes fallan porque no se llevan a cabo. Así como muchas personas brillantes creen que sus grandes ideas son capaces de cambiar de lugar una montaña; actualmente las grúas gigantes y modernas pueden también cambiar de lugar esa misma montaña; pero se necesitará que haya tantas ideas buenas para saber dónde esas grúas deberán trabajar mejor para lograr su objetivo.

Este planificador tendrá que aprender que el trabajo no termina hasta que el plan se haya ejecutado y realizado por completo. Debe encontrar a las personas para llevar a cabo el plan y explicárselos. Debe adaptar y cambiar el Plan cuando lo esté poniendo en acción. Y finalmente, debe decidir terminarlo o cuándo parar su ejecución.

Al mismo tiempo, la retroalimentación también revelará cuando hay problemas por falta de modales, falta de carácter o carencias en inteligencia emocional.

Además el Método de retroalimentación, al comparar las expectativas con los resultados nos indicará lo que no debemos hacer.

Todos los seres humanos tenemos talentos y destrezas que no calzan en muchas áreas laborales, áreas en las que realmente tendríamos muy poca oportunidad.

Hay áreas dónde una persona y especialmente un trabajador especializado no deberían en definitiva asumir el trabajo, los trabajos o las asignaciones.

No se debería malgastar esfuerzos en mejorar las áreas y habilidades donde tengamos pocas fortalezas y escasas competencias. Se gasta mucha más energía y trabajo en mejorar incompetencias que mejorar el rendimiento de las fortalezas ya existentes.

Con todo esto, muchos de nosotros y en nuestras organizaciones – nos empeñamos en hacer de la gente, personas ejecutoras en áreas de escasas competencias. Al contrario, deberíamos concentrar la energía, los recursos y el tiempo, tanto nosotros como de nuestra gente, en las fortalezas, talentos, habilidades y competencias ya existentes; talentos dados por alguien Superior a nosotros, que debemos pulir a lo largo de nuestras vidas para encontrar lo que realmente nos haga grandes ejecutores, hombres y mujeres de acción y de bien, como lo han logrado muchos personajes de la historia.

Extracto sacado de mi libro Herramientas de Creatividad- Procesos, Metodologías y Herramientas para Crear, Segunda Edición- Actualizada 2017.


Marcel Arellano

Director- CEAPROF

Economista – UCAB, Caracas, Venezuela

Especialización en Administración de Empresas- UCAB, Caracas

Certificado Ejecutivo de Innovación y Estrategia- MIT, Cambridge, Mass, USA

Certificado Ejecutivo en Gerencia y Liderazgo- MIT, Cambridge, Mass, USA


www.ceaprof.com

Puede leer más de esta metodología en el libro digital:

http://www.amazon.com/Creativity-Tools-Processes-methodologies-create-ebook/dp/B00HVG9HLY/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1461043741&sr=8-1&keywords=Creativity+tools+book+by+Marcel+Arellano